PROBIOMED, S.A. DE C.V.
 
San Esteban Núm. 88, Col. Sto. Tomás, Deleg. Azcapotzalco, 03020, México, D.F.
Tel.: 5352-3122
Fax: 5352-7651



SAPRAME 

Tabletas

BEZAFIBRATO


FORMA FARMACÉUTICA Y FORMULACIÓN
Cada TABLETA contiene:

Bezafibrato........................ 200 mg

Excipiente, c.b.p. 1 tableta.


INDICACIONES TERAPÉUTICAS
El bezafibrato está indicado en las hiperlipidemias primarias tipos IIa, IIb, III, IV y V (según la clasificación de Fredrickson) cuando la dieta o los cambios en el estilo de vida como el ejercicio o la reducción de peso no producen por ellos mismos una respuesta adecuada.

En hiperlipidemias secundarias como las hipertrigliceridemias severas cuando no mejoran después de la correc­ción del padecimiento desencadenante (por ejemplo, diabetes mellitus), la administración de be­za­fibrato tiene los siguientes efectos benéficos sobre el perfil lipídico: disminuye los triglicéridos, reduce los niveles elevados de VLDL y LDL, incrementa los niveles de HDL. Adicionalmente incrementa la actividad de las lipasas de los triglicéridos, reduce la biosíntesis de colesterol y, por lo tanto, estimula el catabolismo lipoproteico mediado por el receptor LDL.

El bezafibrato también actúa en otros factores de ­riesgo cardiovascular tan importantes como el perfil lipídico. La administración de bezafibrato ha demostrado reducir significativamente los niveles elevados de fibrinógeno plasmático conduciendo a una reducción en la viscosidad del plasma y de la sangre, habiéndose observado igualmente inhibición de la agregación plaquetaria. En pacientes con diabetes, a los cuales se les administra el bezafibrato se ha observado una reducción en la concentración de glucosa en sangre, así como de ácidos grasos libres posprandial.


FARMACOCINÉTICA Y FARMACODINAMIA
El bezafibrato disminuye los lípidos sanguíneos elevados (triglicéridos y colesterol) por medio de la reducción de niveles de lipoproteínas aterogénicas (VLDL y LDL), además de incrementar en forma permanente las lipoproteínas antiaterogénicas (HDL). Además, mejora las propiedades del flujo sanguíneo por medio de su acción sobre los factores trombogénicos, por ejemplo: bajando los niveles de fibrinógeno elevado, y por reducción de la viscosidad sanguínea y de la agregación plaquetaria.

El bezafibrato se absorbe rápida y completamente en el tracto gastrointestinal alcanzando un pico de concentra­ción que empieza en aproximadamente 1 ó 2 horas después de una sola dosis de administración oral, el rango y el grado de absorción de bezafibrato se ve reducido apro­ximadamente al 50% en presencia de colestiramina pero es sólo ligeramente reducido en presencia de alimen­to. La vida media de eliminación es relativamente corta apro­ximadamente 2 a 3 horas, de todos modos no existe una correlación entre la concentración sérica y la acción de bezafibrato.

La vida media corta de bezafibrato no está considerada como una desventaja respecto al tiempo de duración del mismo. En humanos no hay acumulación de bezafibrato seguido de una administración repeti­da de dosis por periodos de 28 días o más, hasta por un año. El bezafibrato se une a las proteínas plasmáticas hasta en un 97% después de la administración, el 95% se xcreta a través de las vías urinarias 48 horas después, el restan­te se excreta en heces. En la orina, cerca del 50% del bezafibrato se presenta sin cambios, cerca del 20% como be­zafibrato glucurónido y el restante como meta­bolitos, uno de éstos podría ser identificado como hidróxido de be­zafibrato.


CONTRAINDICACIONES
Enfermedades hepáticas (con excepción de hígado graso, el cual frecuentemente es concomitante con hipertri­gli­ceridemia), enfermedades de la ve­sícula biliar con y sin colelitiasis (por la posibilidad de hepa­topatía concomitante).

Los pacientes con trastornos de la función renal que presentan (creatinina sérica > 5 mg/dl esto es < 135 umd/l o depuración de creatinina < 60 ml/min) requieren de una do­sificación especial de bezafibrato de 200 mg; estos pacientes no deben recibir bezafibrato de 400 mg como tampoco los pacientes que estén en tratamiento con diá­lisis.


PRECAUCIONES GENERALES
La indicación para tra­tar a niños con bezafibrato debe ser considerada muy cuidadosamente. La elevación de las enzimas he­pá­ticas asociadas con bezafibrato se ha reportado en forma rara.

RESTRICCIONES DE USO DURANTE EL EMBARAZO Y LA LACTANCIA
El bezafibrato está contraindicado durante el embarazo y la lactancia debido a una ­inadecuada experiencia en el uso de este medicamento en estas circunstancias.

REACCIONES SECUNDARIAS Y ADVERSAS
Pueden presentarse síntomas gastrointestinales, como pérdida del apetito, sensación de plenitud gástrica y náuseas, pero son transitorios y no requieren suspensión del tratamiento. Ocasionalmente hay prurito o urticaria. Se ha observado incremento en casos aislados de transa­minasas. El bezafibrato altera la composición de la bilis. Ha habido reportes aislados de desarrollo de piedras en la vesícula.

Sin embargo, no ha sido posible discernir si estas piedras son el resultado del tratamiento con bezafibrato, como ha sido observado con otros medicamentos con similar mecanismo de acción, o si las piedras ya existentes aumen­tan en tamaño por el tratamiento con bezafibrato.

Frecuentemente, hay aumento leve de la creatinina sérica. En pacientes con disfunción renal conocida, debe hacerse un ajuste de dosis como se recomienda en el inciso correspondiente para evitar el desarrollo de miopatías (hasta rabdomiólisis en casos extremos).

Puede haber dolor muscular, debilidad y calambres acompañados por una elevación en la CPK. Los casos aislados de daños musculares severos (rab­domiólisis) han resultado de una sobredosis de beza­fi­brato, frecuentemente en pacientes con daño renal preexistente. En forma aislada se han reportado reacciones de hipersensibilidad, reducción en los índices dermatológicos como hemoglobina, leucocitos y plaquetas, cefalea, mareo, alopecia y trastornos de la potencia. En general los efectos colaterales desaparecen rápidamente con la suspensión del tratamiento.


INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS Y DE OTRO GÉNERO
El bezafibrato puede potenciar la acción de an­ticoagulantes cumarínicos. Por esta razón la dosis de anticoagulante debe ser reducida entre 30 y 50% al inicio del tratamiento con bezafibrato y reajustarse después de checar el tiempo de coagulación. La acción de las sulfonilureas e insulina puede ser potenciada por el bezafibrato. Esto puede ser explicado por una mejoría en la utilización de la glucosa con ahorro simultáneo de insulina. Hasta la fecha no ha sido observada hipoglucemia.

Los estrógenos pueden llevar a una elevación de los niveles de lípidos; por lo tanto, en pacientes hiperlipidémicos que están tomando estrógenos, la prescripción de bezafibrato debe ser cuidadosamente considerada para cada caso. Cuando el bezafibrato es usado concomitantemente con colestiramina, se deberá mantener un intervalo de 2 horas entre la toma de los 2 medicamentos. Debido a que la absorción del bezafibrato se dificulta por la colestiramina, perhexilindrogenmaleato o inhibidores de la monoaminooxidasa, no deben ser administrados junto con el bezafibrato.


ALTERACIONES EN LOS RESULTADOS DE PRUEBAS DE LABORATORIO
Con el uso de bezafibrato se ha observado una marcada reducción de la actividad de la fosfatasa alcalina, después de asociarse con una disminución concomitante a la gamma glutamil transpeptidasa, esta disminución puede indicarnos el cumplimiento del paciente en la toma del medicamento.

Otro cambio encontrado con el uso de bezafibrato es una elevación marcada de la fosfo­cinasa creatinina sérica que se asocia con mioglo­bulinuria, rabdomiólisis y una falla aguda renal. Otras reducciones (aparentemente sin importancia) que se han visto con el uso del bezafibrato, ocurren en la hemoglobina, en el hema­tócrito y en las células ­rojas.


PRECAUCIONES EN RELACIÓN CON EFECTOS DE CARCINOGÉNESIS, MUTAGÉNESIS, TERATOGÉNESIS Y SOBRE LA FERTILIDAD
La administración de bezafibrato no conlleva un incremento en el potencial tumorigénico general o específico.

No hay evidencia de que bezafibrato produzca cambios mutagénicos.

La dosis embriotóxica en conejos se halló por arriba de 150 mg/kg/día. No se observaron efectos teratogénicos a dosis de hasta 300 mg/kg. En cuanto a los efectos sobre fertilidad hasta la fecha no se ha reportado ninguno de estos tipos de altera­ciones.


DOSIS Y VÍA DE ADMINISTRACIÓN
La dosis estándar de SAPRAME® es: 1 tableta de 200 mg administrada 3 veces al día. En caso de una buena respuesta terapéutica, especialmente en hipertrigliceridemia, la dosis puede ser reducida a una tableta 2 veces al día.

En pacientes con deterioro en la función renal la dosis debe ser ajustada de acuerdo al siguiente esquema: Depuración de creatinina entre 60 y 40 ml por minuto, 2 tabletas de SAPRAME® 200 mg al día (una tableta 2 veces al día).

Depuración de creatinina entre 40 y 15 ml por minuto, una tableta diariamente. Depuración de creatinina menor de 15 ml por minuto o pacientes en tratamiento con diálisis, una tableta cada 3er. día.


MANIFESTACIONES Y MANEJO DE LA SOBREDOSIFICACIÓN O INGESTA ACCIDENTAL
Se desconoce el cuadro clínico específico de la intoxicación por bezafibrato; se requiere terapia sintomática de apoyo. No existe un antídoto específico.

El bezafibrato no es dializable. En el raro caso de la rabdomiólisis (la mayoría en pacientes con función renal deteriorada), debe suspenderse la administración de bezafibrato y monitorear cuidadosamente la función renal.


PRESENTACIÓN
Caja de cartón con 30 tabletas de 200 mg.

RECOMENDACIONES SOBRE ALMACENAMIENTO
Consérvese a temperatura ambiente a no más de 30°C y en lugar seco. Protéjase de la luz.

LEYENDAS DE PROTECCIÓN
Su venta requiere receta médica.
No se deje al alcance de los niños.
No se administre durante el embarazo, lactancia ni en niños menores de 12 años.
Literatura exclusiva para médicos.

PROBIOMED, S. A. de C. V.

Reg. Núm. 423M89, SSA IV

DEAR-04330020450113/RM2005