NAFAR, S.A.
 
Justo Sierra Núm. 933, Col. Agua Blanca Industrial, 45235 Zapopan, Jalisco
.



NIFAR-GB 

Cápsulas

NIFEDIPINO


FORMA FARMACÉUTICA Y FORMULACIÓN

Cada cápsula contiene:
Nifedipino............................ 10 mg
Excipiente, c.b.p. 1 cápsula.


INDICACIONES TERAPÉUTICAS
El nifedipino es un vasodilatador coronario periférico que está indicado en todas las formas de hipertensión arterial; en hipertensión arterial esencial o primaria, de grados leve, moderado y grave.

Está indicado también en el tratamiento de la enfermedad arterial coronaria, angina de pecho crónica estable (angina de esfuerzo), angina variante (de Prinzmetal), angina vasos­pástica y en el tratamiento del síndrome de Raynaud (primario y secundario).

FARMACOCINÉTICA Y FARMACODINAMIA
El nifedipino se absorbe rápida y casi completamente en el tracto gastrointestinal (aproximadamente 90%), pero previo paso metabólico en el hígado. Su biodisponibilidad después de una administración oral se presenta entre 45 y 56%. La concentración máxima en sangre se encuentra después de 30 a 120 minutos con una vida media de 2 a 5 horas. De 92 a 98% del nifedipino se liga a las proteínas del plasma; es extensivamente metabolizado en el hígado y 70 a 80% de la dosis es excretada por la orina casi completamente como metabolitos inactivos. Cerca de 100% de las dosis orales de nifedipino se absorben en el intestino delgado cuando se administra en cápsulas.

El nifedipino sufre casi completa hepatooxidación a 3 metabolitos farmacobiológicamente inactivos, los cuales son excretados en la orina. Existen reportes en el sentido de que después de la administración oral, 30 a 40% de la cantidad que se absorbe es metabolizada durante el primer paso a través del hígado. La vida media de eliminación terminal es de 1.7-3.4 horas.


CONTRAINDICACIONES
Infarto agudo del mio­cardio, incluyendo las 6 semanas después de ocurrido, estado de choque, insuficiencia cardiaca congestiva con disminución de la fracción de expulsión, angina inestable, angina post­infarto, estenosis aórtica grave, hipersensibilidad a la sustancia activa, embarazo, lactancia e hipotensión severa.

PRECAUCIONES GENERALES
El nifedipino debe ser descontinuado en pacientes que experimentan dolor isquémico después de la administración.

Los pacientes diabéticos necesitan ajustar su tratamiento antidiabético cuando reciben nifedipino. En diabetes mellitus el nifedipino puede modificar la insulina y la respuesta de glucosa.

El tratamiento con nifedipino de acción corta puede causar hipotensión grave y taquicardia refleja. Los pacientes dializados con hipertensión maligna deben ser sometidos a monitoriza­ción. En pacientes con función hepática alterada se debe monitorizar ésta cuidadosamente y en casos severos puede requerirse disminución de la dosis. Al igual que con otras sustancias vaso­activas, se han reportado casos aislados de ataques an­gino­sos al inicio del tratamiento con nifedipino, aunque no ha sido posible diferenciarlos de la historia natural de la enfer­medad aterosclerótica coronaria. Puede alterarse la capacidad para conducir o manejar máquinas, especialmente al inicio del tratamiento y con el uso concomitante de alcohol.

Existen algunos fármacos que pueden aumentar la presión arterial y por lo tanto empeorar su enfermedad, como por ejemplo los que se usan para el control del apetito, asma, resfriado y fiebre. Evite su empleo en la medida de lo posible.


RESTRICCIONES DE USO DURANTE EL EMBARAZO Y LA LACTANCIA
El nifedipino está contraindicado en embarazo y lactancia.

REACCIONES SECUNDARIAS Y ADVERSAS
Generalmente es bien tolerado, los efectos más frecuentes pueden aparecer al inicio del tratamiento, siendo de naturaleza leve y pasajera.

Frecuentes 10%:
Edema periférico.
Vértigo o sensación de ligereza de la cabeza.
Náuseas.
Enrojecimiento facial.
Debilidad.
Hipotensión pasajera, 5%.

Ocasionales 2% o menos:
Taquicardia.
Congestión nasal y de pecho.
Sensación de falta de aire.
Diarrea.
Estreñimiento.
Calambres.
Flatulencia.
Inflamación.
Rigidez articular.
Calambres musculares.
Inestabilidad emocional, nerviosidad.
Alteraciones del sueño.
Visión borrosa.
Dificultades en el equilibrio.
Dermatitis.
Prurito.
Urticaria.
Fiebre.
Sudoración.
Alteraciones sexuales.
Síncope, 0.5%.

Raras, menor a 0.5%:
Trombocitopenia.
Anemia, leucopenia, púrpura.
Hepatitis alérgica.
Hiperplasia gingival.
Depresión, síndrome paranoide.
Ceguera transitoria a concentraciones máximas.
Eritromelalgia y artritis con incremento de anticuerpos mononuclear (ANA).

La hiperplasia gingival es un efecto secundario raro, que normalmente comienza como gingivitis o inflamación de las encías, en un plazo de 1 a 9 meses después de iniciado el tratamiento. El cumplimiento estricto de un programa de limpieza de los dientes, por un profesional, combinado con un control de la placa por el paciente, minimiza la tasa de crecimiento y la severidad de la hiperplasia gingival. En algunos casos puede estar indicada la cirugía periodontal y debe seguirse de un cuidadoso control de la placa para inhibir la recidiva del crecimiento de las encías.


INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS Y DE OTRO GÉNERO
Fármacos antihipertensivos, quino­pristín/dalfopristín, cisaprida, cimetidina y jugo de toronja podrían aumentar el efecto hipotensor. Lo mismo sucede con betabloqueadores pudiendo llegar a hipotensión severa y posible deterioro de la función cardiaca. Hay que controlar los niveles plasmáticos de digoxina y quinidina, y en su caso hacer los ajustes de dosis correspondientes. El diltiazem disminuye su depuración y la fenitoína su biodisponibilidad.

ALTERACIONES EN LOS RESULTADOS DE PRUEBAS DE LABORATORIO
El nifedipino aumenta la excreción urinaria de sodio y agua. Puede ocurrir aumento de las transaminasas hepáticas. Asimismo, puede causar falsos incrementos en los niveles de AVM (ácido vanilil mandélico).

PRECAUCIONES EN RELACIÓN CON EFECTOS DE CARCINOGÉNESIS, MUTAGÉNESIS, TERATOGÉNESIS Y SOBRE LA FERTILIDAD
Estudios experimentales en varias especies de animales revelaron efectos teratogénicos y embriogénicos. Sin embargo, los efectos ocurrieron solamente a dosis varias veces mayores a las recomendadas como dosis máximas para humanos, las cuales resultan tóxicas también para la madre. En estudios amplios en animales de experimentación no se observaron efectos de carcinogénesis ni de mutagénesis.

DOSIS Y VÍA DE ADMINISTRACIÓN
Oral.
Antihipertensivo y/o antianginoso: 1 cápsula de 10 mg cada 8 horas, de ser necesario puede incre­mentarse la dosis a 2 cápsulas cada 8 horas. Este esquema posológico es recomendable para inicios de tratamiento, pues para terapia crónica es preferible el empleo de las formulaciones de liberación prolongada.

Enfermedad cardiaca coronaria: Para iniciar el tratamiento o en caso de demanda reducida, 10 mg 3 veces por día. En caso de necesidad, la dosificación puede aumentar gradualmente, en correspondencia con las exigencias individuales, hasta 60 mg por día. En presencia de espasmos coronarios (angina de Prinzmetal y angina por decúbito), se puede, en casos especiales, aumentar pasajeramente la dosis diaria a 2 cápsulas 4 veces al día hasta un máximo de 12 cápsulas distribuidas en 24 horas; el tiempo entre 2 tomas consecutivas no deberá ser inferior a las 2 horas.

Ante la inminencia de un ataque de angina de pecho, puede lograrse una más rápida aparición del efecto masticando el enfermo las cápsulas y el contenido de las mismas debe mantenerse en la boca; de esa manera la sustancia activa se absorbe rápidamente a través de la mucosa bucal.

Síndrome de Raynaud: 1 cápsula de 10 mg cada 8 horas, de ser necesario puede incrementarse la dosis a 2 cápsulas cada 8 horas.


MANIFESTACIONES Y MANEJO DE LA SOBREDOSIFICACIÓN O INGESTA ACCIDENTAL
En caso de intoxicación severa con nifedipino se observan: alteraciones del estado de alerta que pueden llegar al estado de coma, caída de la presión arterial, taquicardia, bradicardia y trastornos del ritmo cardiaco, hiperglucemia, acidosis metabólica, hipoxia y choque cardiogénico con edema pulmonar.

Después de la ingestión oral, está indicado el lavado gástrico y si es necesario combinado con irrigación del intestino delgado.

La hemodiálisis no tiene objeto, ya que el nifedipino no es dializable, sin embargo, se aconseja plasmaféresis. La bradicardia y los trastornos del ritmo cardiaco pueden tratarse con ß-simpaticomiméticos.

La hipotensión como resultado del choque cardiogénico y vasodilatación arterial, puede tratarse con calcio (10-20 ml de una solución de gluconato de calcio al 10%, administrada por vía I.V. lenta y repetida si es necesario).

Si no se logra un aumento adecuado de la presión arterial con calcio y ß-simpaticomiméticos, se pueden administrar vasocons­trictores ß-simpaticomiméticos, como dopamina o noradre­na­lina, a dosis según respuesta.

Deberá administrarse volumen adicional con precaución debido al peligro de sobrecargar el corazón. Las bradicar­dias severas pueden requerir de marcapaso transitorio.


PRESENTACIONES

Caja con 10, 20, 24 ó 48 cápsulas de 10 mg de nifedipino.


RECOMENDACIONES SOBRE ALMACENAMIENTO
Consérvese a temperatura ambiente a no más de 30°C y en lugar seco.

LEYENDAS DE PROTECCIÓN

Dosis: la que el médico señale.
Su venta requiere receta médica.
No se deje al alcance de los niños.
No se use durante el embarazo y la lactancia ni en niños menores de 14 años de edad.
Consérvese a temperatura ambiente a no más de 30°C y en lugar seco. Protéjase de la luz.
Literatura exclusiva para médicos.

NAFAR LABORATORIOS, S. A. de C. V.

Reg. Núm. 090M2006, SSA IV
DEAR-06330021830011/R2006