TEVA PHARMACEUTICALS MÉXICO
 
Pasaje interlomas-A Núm.16, San Fernando La Herradura, 52784, Huixquilucan, Estado de México
Tel.: 5950-0200
Fax.: 5950-0203 - Lada sin costo: 800: 01-800-201-4119



MEPIRITEV 

Tabletas

GLIMEPIRIDA


FORMA FARMACÉUTICA Y FORMULACIÓN

Cada TABLETA contiene:

Glimepirida............. 1, 2, 3 y 4 mg

Excipiente, c.b.p. 1 tableta.


INDICACIONES TERAPÉUTICAS

La glimepirida está indicada para el tratamiento de la diabetes mellitus tipo 2, cuando la dieta, el ejercicio físico y la reducción de peso no son adecuados.


FARMACOCINÉTICA Y FARMACODINAMIA

Propiedades farmacocinéticas:

Absorción: La biodisponibilidad de la glimepirida después de la administración oral es completa. La ingesta de alimentos no tiene influencia relevante en la absorción; sólo la velocidad de absorción disminuye ligeramente. Las concentraciones séricas máximas (Cmáx) se alcanzan aproximadamente 2.5 horas después de la administración oral (media de 0.3 µg/ml durante la administración múltiple de 4 mg diarios) y existe una relación lineal entre la dosis y tanto Cmáx como ABC (área bajo la curva tiempo/concentración).

Distribución: La glimepirida tiene un volumen de distribución muy bajo (aproximadamente 8.8 litros), que es apenas igual al espacio de distribución de la albúmina, una alta fijación a las proteínas (> 99%) y una baja eliminación (aproximadamente 48 ml/min). En animales, la glimepirida se excreta en la leche. La glimepirida se transfiere a la placenta. El paso a través de la barrera hematoencefálica es bajo.

Biotransformación y eliminación: La media dominante de la vida media sérica, que es de relevancia para las concentraciones séricas bajo condiciones de dosis múltiples, es de 5 a 8 horas. Después de dosis altas se observaron vidas medias ligeramente más prolongadas.

Después de una dosis única de glimepirida radiomarcada, 58% de la radiactividad se recuperó en la orina y 35% en las heces.

No se detectó sustancia inalterada en la orina. Dos metabolitos –muy probablemente resultantes del metabolismo hepático (la enzima principal es CYP2C9)– fueron identificados tanto en la orina como en las heces: el derivado hidroxi y el derivado carboxi. Después de la administración oral de la glimepirida, las vidas medias terminales de estos metabolitos fueron de 3 a 6 y de 5 a 6 horas, respectivamente. La comparación de dosificaciones únicas y múltiples una vez al día no reveló diferencias significativas en la farmacocinética, y la variabilidad intraindividual fue muy baja. No hubo acumulación relevante.

La farmacocinética fue similar en hombres y mujeres, así como en pacientes jóvenes y pacientes geriátricos (mayores de 65 años). En pacientes con baja eliminación de creatinina, hubo una tendencia de la eliminación de la glimepirida a aumentar y de las concentraciones séricas promedio a disminuir, muy probablemente como resultado de la eliminación más rápida debido a una menor fijación a las proteínas. La eliminación renal de los dos metabolitos se alteró. En general, no se supone un riesgo adicional de acumulación en tales pacientes.

La farmacocinética en cinco pacientes no diabéticos después de cirugía del conducto biliar fue similar a la de personas sanas.

Propiedades farmacodinámicas:

Grupo farmacoterapéutico: Fármacos orales reductores de la glucosa en sangre: sulfonamidas, derivados de la urea.

Código ATC: A10B B12.

La glimepirida es una sustancia hipoglucémica activa oral que pertenece al grupo de las sulfonilureas. Puede usarse en la diabetes mellitus no insulinodependiente.

La glimepirida actúa principalmente estimulando la liberación de insulina de las células beta del páncreas. Igual que con otras sulfonilureas, este efecto se basa en el incremento de la capacidad de respuesta de las células beta del páncreas a los estímulos fisiológicos de la glucosa. Además, la glimepirida parece tener efectos extrapancreáticos pronunciados, atribuidos también a otras sulfonilureas.

Liberación de insulina: Las sulfonilureas regulan la secreción de insulina al cerrar el canal del potasio sensible al ATP en la membrana de las células beta. El cierre del canal del potasio induce la despolarización de la célula beta y produce –al abrir los canales del calcio– una entrada mayor de calcio a la célula. Esto lleva a la liberación de insulina a través de la exocitosis.

La glimepirida se fija con una alta tasa de intercambio a una proteína de la membrana de las células beta que se asocia con el canal del potasio sensible al ATP, pero que es diferente del sitio de fijación habitual de las sulfonilureas.

Actividad extrapancreática: Los efectos extrapancreáticos son, por ejemplo, una mejora de la sensibilidad del tejido periférico a la insulina y una disminución de la captación de la insulina por el hígado.

La captación de la glucosa de la sangre en los músculos periféricos y los tejidos adiposos ocurre vía proteínas de transporte especiales, localizadas en la membrana celular. El transporte de glucosa en estos tejidos es el paso limitante del índice de aprovechamiento de la glucosa. La glimepirida aumenta muy rápidamente el número de moléculas activas transportadoras de la glucosa en las membranas plasmáticas de los músculos y las células adiposas, lo cual estimula la captación de glucosa.

La glimepirida aumenta la actividad de la glucosilfosfatidilinositol-fosfolipasa C específica, que puede estar correlacionada con la lipogénesis inducida por el fármaco y la glucogénesis en células adiposas y musculares aisladas. La glimepirida inhibe la producción de glucosa en el hígado, al aumentar la concentración intracelular de fructosa-2,6-bifosfato, que a su vez inhibe la gluconeogénesis.

Generalidades: En personas sanas, la dosis oral mínima efectiva es de aproximadamente 0.6 mg. El efecto de la glimepirida depende de la dosis y es reproducible. La respuesta fisiológica al ejercicio físico agudo, la reducción de secreción de insulina, está todavía presente con la glimepirida.

No hubo diferencia significativa en el efecto de la glimepirida, ya sea que se administrase 30 minutos o inmediatamente antes de la comida. En pacientes diabéticos se puede alcanzar un buen control metabólico durante 24 horas con una sola dosis diaria de glimepirida.

Aunque el metabolito hidroxi de la glimepirida causó una pequeña pero significativa disminución de la glucosa sérica en personas sanas, esto sólo es una pequeña parte del efecto total del fármaco.


CONTRAINDICACIONES

La glimepirida está contraindicada para pacientes con las siguientes condiciones:

  Hipersensibilidad a la glimepirida, a otras sulfonilureas o sulfonamidas, o a cualquiera de los excipientes.

  Diabetes insulinodependiente.

  Coma diabético.

  Cetoacidosis.

  Trastornos graves de la función renal o hepática.

En caso de trastornos graves de la función renal o hepática se requiere un cambio a insulina.


PRECAUCIONES GENERALES

Advertencias y precauciones especiales para su uso: La glimepirida debe tomarse poco antes o durante una comida.

Cuando los alimentos se toman con horarios irregulares, o cuando se omiten todos ellos, el tratamiento con glimepirida puede provocar hipoglucemia. Los posibles síntomas de hipoglucemia incluyen: cefalea, apetito voraz, náusea, vómito, lasitud, somnolencia, alteraciones del sueño, inquietud, agresividad, deterioro de la concentración, estado de alerta y tiempo de reacción alterados, depresión, confusión, trastornos del habla y de la visión, afasia, temblor, paresia, perturbaciones sensoriales, mareo, impotencia, pérdida del autocontrol, delirio, convulsiones cerebrales, somnolencia y pérdida de la conciencia, incluyendo coma, respiración poco profunda y bradicardia. Además, pueden presentarse signos de contrarregulación adrenérgica como sudación, piel pegajosa, ansiedad, taquicardia, hipertensión, palpitaciones, angina de pecho y arritmias cardiacas.

El cuadro clínico de un ataque hipoglucémico grave puede parecerse al de un accidente cerebrovascular.

Los síntomas casi siempre pueden controlarse prontamente mediante la ingesta inmediata de carbohidratos (azúcar). Los endulzantes artificiales no tienen efecto.

Se sabe de otras sulfonilureas con las que, a pesar de las contramedidas inicialmente exitosas, la hipoglucemia puede reincidir.

La hipoglucemia grave o la hipoglucemia prolongada, sólo controladas temporalmente mediante las cantidades habituales de azúcar, requieren tratamiento médico inmediato y ocasionalmente hospitalización.

Los factores que favorecen la hipoglucemia incluyen: Renuencia (más comúnmente en pacientes geriátricos) o incapacidad del paciente para cooperar. Desnutrición, horarios de alimentación irregulares o alimentos omitidos, o periodos de ayuno.

Alteraciones en la dieta.

Desequilibrio entre el ejercicio físico y la ingesta de carbohidratos.

Consumo de alcohol, especialmente en combinación con alimentos omitidos.

Función renal deteriorada.

Disfunción hepática grave.

Sobredosis de glimepirida.

Ciertos trastornos no compensados del sistema endocrino que afecta el metabolismo de los carbohidratos o la contrarregulación de la hipoglucemia (por ejemplo, en ciertos trastornos de la función tiroidea e insuficiencia de la pituitaria anterior o adrenocortical).

Administración concurrente de otros productos medicinales (véase Interacciones medicamentosas y de otro género).

El tratamiento con glimepirida requiere monitoreo regular de los niveles de glucosa en la sangre y en la orina. Además, se recomienda la determinación de la proporción de hemoglobina glucosilada.

Durante el tratamiento con glimepirida se requiere el monitoreo hepático y hematológico regular (especialmente leucocitos y trombocitos).

En situaciones de estrés (por ejemplo, accidentes, operaciones agudas, infecciones con fiebre, etcétera) puede estar indicado el cambio temporal a insulina.

No se tiene suficiente experiencia respecto al uso de glimepirida en pacientes con deterioro grave de la función hepática o diálisis. En pacientes con deterioro grave de la función renal o hepática está indicado el cambio a insulina.

Las tabletas de glimepirida contienen lactosa monohidratada. Los pacientes con problemas hereditarios raros de intolerancia a la galactosa, deficiencia de Lapp-lactasa o malabsorción de glucosa-galactosa no deben tomar este producto medicinal.

Efectos en la capacidad para conducir y operar maquinaria: No se han realizado estudios sobre los efectos en la capacidad para conducir y operar maquinaria.

La capacidad del paciente para concentrarse y reaccionar puede deteriorarse como resultado de la hipoglucemia o la hiperglucemia o, por ejemplo, como consecuencia del deterioro visual. Esto puede constituir un riesgo en situaciones donde estas capacidades son de especial importancia (por ejemplo, conducir un vehículo u operar maquinaria).

Debe aconsejarse a los pacientes que tomen precauciones para evitar la hipoglucemia mientras conducen. Esto es particularmente importante en aquellos que tienen conciencia reducida o nula de los síntomas de advertencia de la hipoglucemia, o que tiene episodios frecuentes de hipoglucemia. Debe considerarse si es conveniente manejar y operar maquinaria en estas circunstancias.


RESTRICCIONES DE USO DURANTE EL EMBARAZO Y LA LACTANCIA

Embarazo:

Riesgo relacionado con la diabetes: Los niveles anormales de glucosa en la sangre durante el embarazo están asociados con una incidencia más alta de defectos congénitos y mortalidad perinatal. Por tanto, el nivel de glucosa en la sangre debe monitorearse estrechamente durante el embarazo, para evitar el riesgo teratogénico. Se requiere el uso de insulina bajo tales circunstancias. Las pacientes que estén considerando embarazarse deben informarle a su médico.

Riesgo relacionado con la glimepirida: No hay datos adecuados del uso de glimepirida en mujeres embarazadas. Estudios con animales han mostrado toxicidad reproductiva, que probablemente estuvo relacionada con la acción farmacológica (hipoglucemia) de la glimepirida. Consecuentemente, la glimepirida no debe usarse durante todo el embarazo. En caso de tratamiento con glimepirida, si la paciente planea embarazarse o se percata de estar embarazada, el tratamiento debe cambiarse tan pronto como sea posible a terapia con insulina.

Lactancia: Se desconoce la excreción en la leche humana. La glimepirida se excreta en leche de rata. Igual que otras sulfonilureas se excretan en la leche humana y debido a que hay riesgo de hipoglucemia en lactantes, no se recomienda la lactancia durante el tratamiento de la madre con glimepirida.


REACCIONES SECUNDARIAS Y ADVERSAS

Los siguientes efectos indeseables están basados en la experiencia con glimepirida y otras sulfonilureas:

Trastornos de la sangre y del sistema linfático:

Raros: trombocitopenia, leucopenia, granulocitopenia, agranulocitosis, eritropenia, anemia hemolítica y pancitopenia, que generalmente son reversibles al suspender la medicación.

Trastornos del sistema inmune:

Muy raros: vasculitis leucocitoclástica, reacciones leves de hipersensibilidad que pueden evolucionar en reacciones serias con disnea, disminución de la presión arterial y algunas veces choque.

Son posibles las reacciones alérgicas cruzadas con sulfonilureas, sulfonamidas o sustancias relacionadas.

Trastornos del metabolismo y de la nutrición:

Raros: hipoglucemia.

Estas reacciones hipoglucémicas ocurren en la mayoría de los casos inmediatamente, pueden ser graves y no siempre son fáciles de corregir. La manifestación de tales reacciones depende, como con otras terapias hipoglucémicas, de factores individuales como los hábitos alimenticios y la dosificación (véase Precauciones generales).

Trastornos de la visión: Pueden ocurrir trastornos temporales en la visión, especialmente al inicio del tratamiento, debido a los cambios en los niveles de la glucosa en sangre.

Trastornos gastrointestinales:

Muy raros: náusea, vómito, diarrea, distensión abdominal, malestar abdominal y dolor abdominal, que rara vez llevan a la suspensión de la terapia.

Trastornos hepatobiliares: Aumento de la enzimas hepáticas.

Muy raros: función hepática anormal (por ejemplo, colestasis e ictericia), hepatitis e insuficiencia hepática.

Trastornos de la piel y del tejido subcutáneo: Pueden ocurrir reacciones de hipersensibilidad de la piel como prurito, rash, urticaria y fotosensibilidad.

Investigaciones:

Muy raro: disminución del sodio en la sangre.


INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS Y DE OTRO GÉNERO

Combinación con metformina: En un estudio se demostró un control metabólico mejorado en la terapia concomitante con glimepirida en comparación con la metformina sola, en pacientes no controlados adecuadamente con la dosificación máxima de metformina.

Terapia de combinación con insulina: Los datos sobre la terapia de combinación con insulina son limitados. Puede iniciarse la terapia concomitante con insulina en pacientes no controlados adecuadamente con la máxima dosificación de glimepirida. En dos estudios, la combinación logró la misma mejoría en el control metabólico que la insulina sola. Sin embargo, se requirió una dosis promedio más baja de insulina en la terapia de combinación.

Otros productos medicinales: Si la glimepirida se administra simultáneamente con otros productos medicinales, pueden ocurrir tanto aumentos como disminuciones indeseadas de la acción hipoglucémica de la glimepirida. Por esta razón, sólo deben administrarse otros productos medicinales con el conocimiento (o por prescripción) del médico.

La glimepirida es potabilizada por el citocromo P-450 2C9 (CYP2C9). Se sabe que su metabolismo es influido por la administración concomitante de inductores de CYP2C9 (por ejemplo, rifampicina) o inhibidores de CYP2C9 (por ejemplo, fluconazol).

Los resultados de un estudio de interacción in vivo reportado en la literatura muestran que el área bajo la curva de la glimepirida es aumentada aproximadamente al doble por el fluconazol, uno de los inhibidores más potentes de CYP2C9.

Con base en la experiencia con la glimepirida y otras sulfonilureas, deben mencionarse las siguientes interacciones:

Puede haber potenciación del efecto reductor de la glucosa en la sangre y, por tanto, en algunos casos hipoglucemia, cuando se administra, por ejemplo, uno de los siguientes productos medicinales: fenilbutazona, azapropazona y oxifenbutazona; sulfinpirazona; insulina y otros productos antidiabéticos orales; ciertas sulfonamidas de acción prolongada; metformina; tetraciclinas; salicilatos y ácido paraaminosalicílico; inhibidores de la MAO; esteroides anabólicos y hormas sexuales masculinas; antibióticos, quinolonas; cloranfenicol; probenecid; anticoagulantes cumarínicos; miconazol; fenfluramina; pentoxifilina (dosis alta parenteral); fibratos; tritocualina; inhibidores de la ACE; fluconazol; fluoxetina; alopurinol; simpatolíticos; ciclofosfamida, trofosfamida e ifosfamidas.

Puede ocurrir el debilitamiento del efecto reductor de la glucosa en la sangre y, por tanto, pueden aumentar los niveles de glucosa en la sangre cuando se administra, por ejemplo, uno de los siguientes productos medicinales: Estrógenos y progestágenos; saluréticos, diuréticos tiazida; agentes estimulantes de la tiroides, glucocorticoides; derivados de la fenotiazina, clorpromazina; adrenalina y simpaticomiméticos; ácido nicotínico (dosis altas) y sus derivados; laxantes (uso prolongado); fenitoína, diazoxida; glucagón, barbitúricos y rifampicina; acetazolamida.

Los antagonistas H2, los betabloqueadores, la clonidina y la reserpina pueden potenciar o debilitar el efecto reductor de la glucosa en la sangre.

Bajo la influencia de los productos medicinales simpatolíticos como betabloqueadores, clonidina, guanetidina y reserpina, pueden reducirse o desaparecer los signos de la contrarregulación adrenérgica.

El consumo de alcohol puede potenciar o debilitar la acción hipoglucémica de la glimepirida de una manera impredecible.

La glimepirida puede potenciar o debilitar los efectos de los derivados cumarínicos.


PRECAUCIONES EN RELACIÓN CON EFECTOS DE CARCINOGÉNESIS, MUTAGÉNESIS, TERATOGÉNESIS Y SOBRE LA FERTILIDAD

Datos de seguridad preclínicos: Los efectos preclínicos observados ocurrieron con exposiciones por encima de la máxima exposición humana, de modo que indican poca relevancia con el uso clínico, o se debieron a la acción farmacodinámica (hipoglucemia) del compuesto. Este hallazgo se basa en la farmacología de seguridad convencional, la toxicidad de las dosis repetidas, la genotoxicidad, la carcinogenicidad y los estudios de toxicidad reproductiva. En el último caso (que cubre embriotoxicidad, teratogenicidad y toxicidad del desarrollo), los efectos adversos observados se consideraron secundarios a los efectos hipoglucémicos inducidos por el compuesto en las madres y su descendencia.


DOSIS Y VÍA DE ADMINISTRACIÓN

Oral.

La base para el tratamiento exitoso de la diabetes es una buena dieta, la actividad física regular, así como las revisiones rutinarias de sangre y orina. Las tabletas o la insulina no pueden compensar la diabetes si el paciente no sigue la dieta recomendada.

La dosificación está determinada por los resultados de las mediciones de glucosa en sangre y orina.

La dosis inicial es de 1 mg de glimepirida al día. Si se logra un buen control, esta dosificación debe usarse para la terapia de mantenimiento.

Se dispone de concentraciones apropiadas para los diferentes regímenes de dosificación.

Si el control no es satisfactorio, debe aumentarse la dosificación con base en el control glucémico, de manera escalonada con un intervalo de aproximadamente 1 a 2 semanas entre cada paso, a 2, 3 ó 4 mg de glimepirida al día.

Una dosificación mayor que 4 mg de glimepirida al día da mejores resultados sólo en casos excepcionales. La dosis máxima recomendada es de 6 mg de glimepirida al día.

En pacientes no controlados adecuadamente con la dosis diaria máxima de metformina puede iniciarse la terapia concomitante con glimepirida. Mientras se mantiene la dosis de metformina, la terapia con glimepirida se inicia con una dosis baja y después se titula dependiendo del nivel deseado de control metabólico, hasta la dosis diaria máxima. La terapia de combinación debe iniciarse bajo estricta supervisión médica.

Si es necesario, puede iniciarse la terapia concomitante con insulina en pacientes no controlados adecuadamente con la dosis diaria máxima de glimepirida. Mientras se mantiene la dosis de glimepirida, el tratamiento con insulina se inicia con una dosis baja y se titula dependiendo del nivel deseado de control metabólico. La terapia de combinación debe iniciarse bajo estricta supervisión médica.

Normalmente es suficiente una dosis única diaria de glimepirida. Se recomienda tomar esta dosis poco antes o durante un desayuno sustancioso o –si no desayuna el paciente– poco antes o durante el primer alimento principal del día.

Si se olvida una dosis, no debe corregirse aumentando la siguiente dosis. Las tabletas deben deglutirse completas con algún líquido.

Si un paciente tiene una reacción hipoglucémica con 1 mg diario de glimepirida, esto indica que puede controlarse solamente con dieta.

En el curso del tratamiento los requerimientos de glimepirida pueden disminuir, ya que una mejora en el control de la diabetes se asocia con una sensibilidad mayor a la insulina. Para evitar la hipoglucemia, debe considerarse oportunamente una reducción de la dosis o la suspensión de la terapia. También puede ser necesario un cambio en la dosificación, si hay cambios en el peso o el estilo de vida del paciente, u otros factores que aumenten el riesgo de hipoglucemia o hiperglucemia.

Cambio de otros agentes hipoglucémicos orales a la glimepirida: Generalmente pude hacerse un cambio de otros agentes hipoglucémicos orales a la glimepirida. Para el cambio a la glimepirida deben tomarse en cuenta la concentración y la vida media del producto medicinal anterior. En algunos casos, especialmente de antidiabéticos con una vida media prolongada (por ejemplo, clorpropamida), se recomienda un periodo de depuración de algunos días para minimizar el riesgo de reacciones hipoglucémicas debidas al efecto aditivo.

La dosis inicial recomendada es de 1 mg de glimepirida al día. Con base en la respuesta, la dosificación de glimepirida puede aumentarse paso a paso, como se indicó anteriormente.

Cambio de insulina a glimepirida: En casos excepcionales, donde pacientes con diabetes tipo 2 están regulados con insulina, puede estar indicado el cambio a la glimepirida. El cambio debe realizarse bajo estricta supervisión médica.

Deficiencia renal o hepática: Véase Contraindicaciones.


MANIFESTACIONES Y MANEJO DE LA SOBREDOSIFICACIÓN O INGESTA ACCIDENTAL

Después de la ingesta de una sobredosis puede ocurrir hipoglucemia con duración de 12 hasta 72 horas, y puede ser recurrente después de una recuperación inicial. Puede no haber síntomas hasta por 24 horas después de la ingesta. En general, se recomienda la observación en un hospital. Pueden ocurrir náusea, vómito y dolor epigástrico. En general, la hipoglucemia puede estar acompañada de síntomas neurológicos como inquietud, temblor, trastornos visuales, problemas de coordinación, somnolencia, coma y convulsiones.

El tratamiento consiste primariamente en la prevención de la absorción de glimepirida mediante la inducción del vómito y después la ingesta de agua o limonada con carbón activado (absorbente) y sulfato de sodio (laxante). Si se han ingerido grandes cantidades, está indicado el lavado gástrico, seguido de la administración de carbón activado y sulfato de sodio. En caso de sobredosis (grave), la hospitalización en cuidados intensivos está indicada. La administración de glucosa debe iniciarse tan pronto como sea posible, si es necesario mediante una inyección intravenosa de un bolo de 50 ml de una solución al 50%, seguida de la infusión de una solución al 10% con monitoreo estricto de la glucosa en sangre. El tratamiento posterior debe ser sintomático.

En particular, al tratar la hipoglucemia debido a la ingesta accidental de glimepirida en infantes y niños pequeños, la dosis de glucosa administrada debe controlarse cuidadosamente para evitar la posibilidad de producir una hiperglucemia peligrosa. La glucosa en sangre debe monitorearse estrechamente.


PRESENTACIONES

Tableta de 1 mg: Tableta redonda, rosa moteada, dividida a la mitad en ambos lados. Un lado de la tableta tiene grabado el número “9” en un costado de la división y el “3” en el otro. El otro lado de la tableta tiene grabado el número “72” en un costado de la división y el “54” en el otro.

Tableta de 2 mg: Tableta redonda, verde moteada, dividida a la mitad en ambos lados. Un lado de la tableta tiene grabado el número “9” en un costado de la división y el “3” en el otro. El otro lado de la tableta tiene grabado el número “72” en un costado de la división y el “55” en el otro.

Tableta de 3 mg: Tableta redonda, amarilla clara a amarilla, dividida a la mitad en ambos lados. Uno de los lados de la tableta tiene grabada una “G” en un costado de la división y el “3” en el otro.

Tableta de 4 mg: Tableta redonda, azul claro moteada, dividida a la mitad en ambos lados. Un lado de la tableta tiene grabado el número “9” en un costado de la división y el “3” en el otro. El otro lado de la tableta tiene grabado el número “72” en un costado de la división y el “56” en el otro.

Vida de anaquel:

Tabletas de 1 mg: 18 meses.

Tabletas de 2 mg: 18 meses.

Tabletas de 3 mg: 2 años.

Tabletas de 4 mg: 2 años.

Naturaleza y contenido del contenedor:

Burbujas de aluminio con PVC/PVdC.


RECOMENDACIONES SOBRE ALMACENAMIENTO

No se almacene a más de 25°C.


LEYENDAS DE PROTECCIÓN

Su venta requiere receta médica. Manténgase fuera del alcance de los niños. Dosis: la que el médico señale.

Fabricado en Israel por:

Teva Pharmaceutical Industries Ltd.

Acondicionado y/o distribuido por:

Lemery, S. A. de C. V.

Reg. Núm. 387M2006, SSA IV

KEAR-063361201453/RM2006